Planeta Olvido: un poco de todo

  • Título: Planeta Olvido
  • Autora: Eva G. Guerrero
  • Editorial: Apache
  • Formato: rústica con solapas
  • Disponible en e-book: no
  • Nº de páginas: 502
  • Ilustración de cubierta: Juan Miguel Aguilera
  • Fecha de publicación: abril de 2022
  • Fecha de lectura: junio de 2022
  • Enlace de compra: web de la editorial

Esta es la segunda novela de Eva G. Guerrero, autora valenciana y miembro del grupo Proyecto Artemisa. Tras la publicación en 2020 de Huella 12, imaginativa novela de ciencia ficción llena de sentido de la maravilla, nos sorprende ahora con una historia de fantasía que transcurre a caballo entre dos mundos, protagonizada por dos mujeres que quizás sean la misma, o no.

Olvido es una joven marcada por una importante pérdida en la infancia, que desde niña ha imaginado y escrito la vida de Édani, una joven muy parecida a ella, pero que vive en otro mundo, Gea. Así, desde el principio la novela se estructura en capítulos alternos, con doble ambientación, dos personajes protagonistas y dos historias que avanzan en paralelo. El punto de inicio de esta ambiciosa narración se produce cuando cierto personaje de Gea, supuestamente imaginado por Olvido, aparece súbitamente en el bar donde esta trabaja. En carne y hueso.

La aventura de Olvido comienza intentando descubrir cómo y por qué los personajes de Gea que ella había imaginado han tomado cuerpo en su propia realidad. Todos parecen querer algo de ella, que se convierte, sin quererlo, en pieza clave de una trama de implicaciones geopolíticas internacionales, con la intervención de primeras potencias y sus respectivas agencias de información.

Eva G. Guerrero con sus dos novelas
Eva G. Guerrero con sus dos novelas

Por otro lado, Édani se embarca en un largo viaje con el objetivo de encontrar a su prometido, desaparecido en misteriosas circunstancias en el transcurso de una expedición científica. Para su pesar, también se encontrará inmersa en una vorágine de acontecimientos que amenazan con poner todo su mundo –y me refiero a su planeta, no a su mundo personal– patas arriba.

Como ves, las premisas de las dos historias paralelas son altamente intrigantes. Al leer esta novela, una pasa las páginas con auténticas ansias de saber cómo continúa la historia de cada una de las protagonistas, cuál es la relación entre las dos y cómo se explica el salto entre mundos. Todas estas preguntas se van respondiendo con cuentagotas a lo largo de las quinientas páginas del libro, por lo que la intriga no decae en ningún momento.

Aparte de esta historia –o estas dos historias– que, ya de por sí, tiene suficiente interés para que Planeta Olvido sea una buena lectura, la novela contiene algunos detalles que le dan un valor adicional para cualquier lector amante de los géneros fantásticos, y también para lectores con gustos más particulares.

Por un lado, aunque me parece claramente una novela de fantasía, tiene también su punto de ciencia ficción. Por ejemplo, Gea no es un mundo imaginario sin más, sino un planeta situado en otra galaxia. Aunque el tipo de sociedad que se describe se parece bastante a nuestro siglo XIX –nobles que viven en lujosos palacios, atendidos por una nutrida servidumbre, donde ofrecen grandes recepciones y mujeres que lucen vestidos largos a diario–, también poseen cierto grado de avance tecnológico que le da a Gea un aire steampunk.

En segundo lugar, no sé qué tal llevarás la historia del arte, pero si te gusta, esta novela es para ti sin ninguna duda. Olvido es becaria en un museo y una apasionada del arte. Además, hay un cuadro concreto de Matisse que tiene un papel destacado en la historia. Y la prosa de la autora, con cierta tendencia al preciosismo, resulta especialmente efectiva en las descripciones tanto de este cuadro como de algunos de los emblemáticos escenarios de ciertos pasajes de la novela.

La Danza, de Matisse
La Danza, de Matisse

El tercer detalle es para aquellos lectores que disfruten con un toque romántico en las novelas de fantasía, pues también encontrarán algo muy de su gusto en Planeta Olvido. Por describirlo de una forma geométrica, se trata de dos triángulos amorosos unidos por dos de sus vértices, pero separados por el tercero. O quizás no. Quizá se trate de un solo triángulo. Aunque no me cuento entre este grupo de lectores, tampoco me ha molestado en exceso que las protagonistas se vean inmersas en dilemas de índole sentimental. Digamos que el amor puede ser el motor de la historia –es el motivo por el que Édani emprende su viaje– pero esta resulta interesante en sí misma, incluso despojada de triángulos. De hecho, entre las aventuras de Édani en Gea y las de Olvido en la Tierra, con revoluciones, conspiraciones, espías y demás complicaciones, yo diría que la acción en la novela es tanto o más importante que el aspecto romántico.

Seguimos con algo que es común en muchas novelas de los géneros fantásticos: Planeta Olvido también contiene su dosis de crítica social y elementos para la reflexión, sobre todo en lo concerniente a Gea. Como comentaba antes, en este planeta se viven tiempos convulsos. La sociedad, controlada con mano de hierro por una cúpula dirigente, está perfectamente compartimentada según el papel de cada cual en el proceso productivo. La libertad de elección y la búsqueda de una vida mejor se ven coartadas por la rigidez de las leyes, supuestamente en aras de la paz y el orden. A lo largo de su viaje, Édani y sus compañeros tendrán oportunidad de comprobar hasta qué punto sus ideas progresistas pueden resultar factibles y, sobre todo, si el coste del proceso es o no asumible.

Para terminar con esta larga lista de detalles apreciables en Planeta Olvido, también hay guiños muy frikis que tienen su importancia a lo largo de la novela. Como amante incondicional de los agentes Mulder y Scully, disfruté como una enana cuando la autora me llevó hasta Tunguska, en la meseta siberiana. Como aficionada a la ciencia ficción, también me entusiasmó la aparición de aceleradores de partículas kilométricos y agujeros negros, aunque no haya tediosas explicaciones científicas –o quizás precisamente por eso. Y como ex-alumna de colegio católico he encontrado también ciertas referencias que me gustan más como se cuentan en esta novela que como me las contaban las monjas.

En resumen, Planeta Olvido es una novela fantástica de aventuras en mundos paralelos, con ciertos toques de ciencia ficción, intrigas políticas y espionaje, revoluciones, crítica social, una historia de amor y arte, mucho arte.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.